domingo, 6 de noviembre de 2016

¿Y AHORA DESCUBRIMOS A PICHETTO?







La ciudadanía vota en cada elección para elegír el camino a recorrer. A veces, los destinatarios de esos votos traicionan el mandato popular.

Hace tiempo veníamos anticipando las traiciones de Miguel Ángel Pichetto, Juan Manuel Abal Madina, Diego Bossio, etcétera... Millones de argentinos y argentinas han sido engañados porque votaron otra cosa cuando los votaron a ellos, los pérfidos legisladores del Poder concentrado, neoliberal, antipopular.

A contramano de todo lo construído en relación a la integración latinoamericana, Pichetto exuda un pensamiento xenofóbico que atrasa 200 años.

Macri no ganó las elecciones el año pasado, nosotros, con estos cachivaches las perdimos. Ya es hora de que vayamos depurando nuestras filas, analizando los errores, eligiendo bien a nuestros dirigentes, si no, tendremos neoliberalismo por años. Ya lo habíamos anticipado en LOS VOTOS Y SUS CIRCUNSTANCIAS









Pichetto y un pensamiento sombrío

La pregunta de Michel Rocard sobre “¿cuánta miseria puede aguantar Francia recibiendo inmigrantes pobres?” (de la que parte Miguel Angel Pichetto para una reflexión que avergüenza), puede responderse fácilmente a condición de no darle el giro de la discriminación, el gesto del cierre de fronteras o el aire siniestro de una teoría de la desigualdad social, construyendo naciones de estamentos homogéneos, principio de los neoconservadurismos y neofascismos. Pero si se acepta en cambio que los grandes flujos migratorios enriquecen todas las formas culturales previas de una nación, como lo demuestra la historia moderna de la construcción de naciones, Rocard estaba equivocado en su anuncio de los primeros síntomas del viraje a la derecha del socialismo francés. Y Pichetto, más equivocado aún; luego de treinta largos años de la expresión citada, no solo se presenta como un amicus curiae de todas las derechas antiinmigratorias del mundo, sino que anuncia un futuro de indignidad, chatura y catástrofe moral para nuestro país. Lejos del paradigma igualitario que construyeron los movimientos populares de los siglos XX y XXI en el país, que repudia –y lo ve en la base del “problema argentino”–, se suma sonriente a los promotores y beneficiarios de desigualdad.

El macrismo está empeñado en remover los cimientos fundacionales de la Argentina, incluso los que pertenezcan a las tradiciones jurídicas y democráticas que provienen del siglo XIX y que no le interesa invocar. Dictámenes claros de la ONU, como el referido a Milagro Sala, le son indiferentes, por caso. El senador Pichetto, a su turno, hablando de resacas poblacionales, no pertenece al partido de gobierno, pero por su boca expele la globalización a martillazos, ofreciéndose como guardián exaltado del parque temático del macrismo. Autor de frases xenófobas y racistas para no olvidar (“...murieron –en la AMIA– ciudadanos argentinos de religión judía y argentinos...” y también y solo como ejemplo entre muchas otras “...en la década de los 90 entraron los chinos, y ahora la mafia senegalesa. Yo no los veo trabajando en las obras, sino vendiendo truchadas...”), ¿por qué elige este momento argentino para lanzar su ataque tremendo contra los hermanos de América Latina? Porque el deterioro de la situación económica producto de políticas públicas realizadas con toda intención por el actual gobierno está configurando una situación social insoportable y el jefe de la bancada de senadores del FpV/PJ, que no le ha presentado ninguna batalla en la cámara en la que maneja la mayoría “opositora”, siente la necesidad de facilitarle el curso siniestro que conduce a la discriminación más abyecta, la salida cloacal. Cumple el papel del primer alemán que dijo ante la crisis de los 20 “la culpa es de los judíos”. El buen senador le dice al pueblo necesitado, preocupado, incluso resentido “¿no conseguís turno en el hospital? Es porque te lo ocupan los ‘paraguas’”, o “¿te quedaste sin laburo? Algún ‘bolita’ te lo estará ocupando”. Su programa es vasto, desde reintegrar a las Fuerzas Armadas a temas de seguridad interior, hasta expulsar paraguayos del Hospital Rivadavia, colombianos de nuestros sistemas médicos y universitarios, pasando por denunciar a Bolivia por realizar su “ajuste” social a expensas de la Argentina, a Perú de exportar cuotas de irregulares, narcotraficantes, que asolarían las villas del país realizando con ello su “ajuste delincuencial”. Una auténtica geopolítica poblacional de la guerra.

Todavía hay numerosas personas vinculadas al Partido Justicialista, del que el senador Miguel Angel Pichetto es nada menos que Secretario Nacional de Acción Política, que recuerdan los propios actos formativos del peronismo. Por ejemplo, la relación con el socialista latinoamericanista Manuel Ugarte, que en Francia fue amigo de Henri Barbusse y en nuestros países embajador de Perón en México y Cuba. O los alcances que los primeros planes quinquenales tuvieron para los vecinos de la América mestiza. Para no mencionar las políticas protectivas e inclusivas de los inmigrantes y el reconocimiento de sus derechos, bajo los gobiernos kirchneristas, de las que el programa “Patria Grande” es su manifestación más contundente. Sería bueno que en nombre de una historia que supo ser otra, se invite a Pichetto a retirar sus palabras o que, con adecuadas palabras se lo retire a él, tanto de la dirección del peronismo, cuya memoria degrada, como de la jefatura del bloque senatorial que ha largamente deshonrado. Y para que no engrose sus meditaciones groseras al amparo de cargos que no merece, entrechocando en forma tripartita la conciencia xenófoba de Marie Le Pen, la derecha “socialista” del tremendo Rocard y la piedra viva del macrismo que emerge y brilla de verdad cuando Pichetto le da lustre.

El personaje del que venimos hablando fue desde Menem hasta acá el jefe de bloque de senadores del PJ primero y del FPV/PJ a continuación. Todos quienes luchamos por y apoyamos a los gobiernos populares de Néstor Kirchner y Cristina Fernández de Kirchner somos responsables de que esto haya sucedido y suceda.

Nos comprometemos a impedir –en la medida de nuestras posibilidades, y llamamos a los compañeros a unir fuerzas en esto– que señores de esta calaña ocupen cargos en un futuro gobierno nacional, popular y democrático y que tampoco lo hagan como parlamentarios en representación de un pueblo al que reiteradamente traicionan.









►Una ayudita para los amigos de lo ajeno

Con la ayuda del massismo y el Bloque Justicialista de Diego Bossio, el macrismo logró que la Cámara de Diputados apruebe, en general, el proyecto de ley de Presupuesto 2017 enviado por el Ejecutivo, ahora girado al Senado.


Entre los que votaron afirmativamente figuran también 12 legisladores del FpV que, incluso en varios casos, habían firmado en comisión el dictamen de minoría diseñado por el exministro de Economía Axel Kicillof, rechazando el proyecto del oficialismo.

Votó a favor el vicepresidente del bloque FpV, Luis Basterra, un hombre que responde al gobernador de Formosa, Gildo Insfrán, que hasta ahora venía apoyando las posturas de su bancada en el tema de los fondos buitre y sobre el contrato público-privado.

Los formoseños Juan Carlos Díaz Roig e Inés Lotto también sumaron su voto positivo, así como la chaqueña Sandra Mendoza. También votó a favor la entrerriana Carolina Gallaird, que había firmado el dictamen de minoría presentado por Kicillof, y su coterráneo Lautaro Gervasoni, que responden al gobernador Gustavo Bodert.
El misionero Daniel Di Stefano y las tucumanas Mirta Soraire y Miriam Gallardo también apoyaron al macrismo, como los tres diputados del Partido para la Victoria –una escisión del kirchnerismo– Remo Carlotto, Araceli Ferreyra y Andrés Guzmán






►una opinión diferente...

EL TITULO DE LA NOTA NO DEJA DE TENER UN PORTENTOSO SUSTENTO
¿Y AHORA DESCUBRIMOS A PICHETTO?

Remite a lo que en este blog venimos desarrollando con notas como LA CONSTITUCION EL 49 Y... y las tomadas de esa vertiente con notas políticas, como EL VOTO Y SUS CIRCUNSTANCIAS.

Asi las cosas, uno pretende haber señalado que más que nombres cuando decíamos...

¿de nuevo sin dirigentes?
¿de nuevo que se vayan todos?
¿de nuevo a reconstruir como si nada tuviésemos?
¿un volver a empezar infinito?
Y la insoportable estupidez de las declaraciones “hay que dar tiempo al nuevo gobierno”, “queremos que al gobierno le vaya bien por el bien de todos”.

Señalábamos la imposibilidad de seguir adelante sin proyectos definidos, y que los programas y los proyectos los teníamos esbozados en la larga lucha del peronismo con la CONSTITUCIÓN DEL 49 y los programas de HUERTA GRANDE y LA FALDA, momentos épicos del movimiento obrero.

Hoy, ha pasado un largo plazo, ya que comenzamos en marzo con esta saga, en una etapa que se ha hecho larguísima, pues se ha producido un extendido momento histórico en nuestro país, más allá del almanaque y los meses o dias contados o transcurridos, los hechos han alargado los tiempos.

En este marco, resulta poco feliz que digamos en esta nota como salida a todo esto...

«Ya es hora de que vayamos depurando nuestras filas, analizando los errores, eligiendo bien a nuestros dirigentes, si no, tendremos neoliberalismo por años».

Siento que no es esto compañeros lo que nos impide avanzar, sino la carencia de un marco referencial, de discutir un saldo organizativo de toda la vida política del peronismo, de plantearnos por fin revisar programas, proyectos, propuestas,

¿Caer en hacer leña del pichetto de turno nos salva de los bossios, abal medina... de los 21 compañeros diputados y los 26 compañeros senadores votando Buitres, jueces, lavado y lo que venga porque es funcional a sus intereses?

Detrás de estas declaraciones, de estas acciones de estos votos, hay una determinada concepción de la vida, la política, la salud, la vivenda, la educación, es ahí adonde nos remitimos, a eso y no a miserables declaraciones o votos.

Por eso resulta extemporánea la declaración de “Carta Abierta” o la de algún dirigente o comunicador de la política nacional horrorizándose por estas declaraciones de Pichetto... demuestran un pensamiento oportunista dado a las circunstancias, si no, no es posible referenciarse con lo peor de nuestra historia como Nación, sin paréntesis alguno, por caso: hoy voto contra buitres, mañana a favor.

Esto es lo que esta saga de notas sobre CONSTITUCION DEL 49 ha tratado de señalar, no son nombres, son políticas de Estado, marcos de referencia, programas ineludibles a cumplir con el objetivo del proyecto nacional, con mandatos definidos a los mandatarios, con el peso de los mandantes por detrás y capacidad de revocatoria inmediata por parte de estos últimos.

Si lo pretendemos más claro:

Algo que el padre de la Patria Manuel Belgrano vio 200 años antes, el dirigente ligado a la tierra americana, ligado a su pueblo, ese EVO MORALES enfrentando hoy como ayer al imperio saqueador y asesino que lo domino durante tantas generaciones, y que hoy rinde armas ante tanto crecimiento en bienestar del pueblo.



Adolfo Fito Rossi
arquitecto





►NOTAS DE LA SAGA...



LOS VOTOS Y SUS CIRCUNSTANCIAS


La CONSTITUCIÓN del 49... y las INUNDACIONES


La CONSTITUCIÓN del 49... y la Venta de la CABA


La CONSTITUCIÓN del 49... y la Venta de la CABA (parte II) 


LA CONSTITUCIÓN del 49 y... ¿QUÉ ES SER PERONISTA?






2 comentarios:

  1. Uno no sabe a quién apuntar al momento de encontrarse con estas "novedades".

    Recuerdo la ceremonia celebrada en Rio Negro en mayo de 2015 con motivo de la inauguración de una sede universitaria. Durante el acto Cristina, levantando la mano de peceto manifestó “Gracias Miguel, compañero senador y futuro gobernador”. ¿?

    ¿A cuántos gelatinosos por el estilo habremos votado quienes optamos por las boletas del FPV? ¿Cómo se concreta el tan mentado "que Dios y la Patria (o vaya a saber quién carajo) me lo demanden"?

    Ah, de paso: peceto no es xenófobo sino LISA Y LLANAMENTE RACISTA. Porque si los que vienen a instalarse aquí son rubios, de ojos claritos y hablan inglés, francés, alemán o italiano, entonces NO PASA NADA Y TODO ESTÁ HIPER-RECONTRA-BIEN.

    EL GELATINOSO PECETO ES RACISTA.

    Abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. comparto tu opinión sobre pichetto y no acuerdo con centrar en su figura y nuestra elección (que es acotada), el tema pasa por lo que señalo más arriba,en cuanto a propuestas, programas..., que vamos a hacer cuando volvamos ya que, fácil es elegir nombres, el trabajo es formular politicas, modelos de desarrollo propios sobre los que tenemos algo de conocimiento y tratar de llevarlos adelante, los nombres vendrán después.
      en cuanto al párrafo en que decis "...porque si los que..." ahi también hay xenofobia.

      Eliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...