jueves, 3 de abril de 2014

MACRI Y LAS INUNDACIONES









Durante más de 30 cuadras el recuerdo se hizo dolor, las marcas se volvieron reclamos, la inacción oficial se tradujo en propuestas de los propios vecinos afectados por la inundación del año pasado. Se la llamó la Marcha del Silencio, organizada por la Coordinadora de Inundados, partió de Superí y García del Río, y se extendió hasta el Parque Sarmiento, donde los manifestantes realizaron un acto envuelto en velas y testimonios.

La marcha contó con la participación de unos 350 vecinos autoconvocados de los barrios de Saavedra, Villa Mitre, Núñez, Belgrano, Palermo, Coghlan y Villa Urquiza y de localidades cercanas del conurbano como Villa Maipú, Munro y Florida; todos víctimas de aquella inundación del 2 de abril del año pasado que dejó ocho víctimas fatales en la Capital Federal, y 89 en La Plata. Una inundación que, temen, vuelva a repetirse si no se concretan obras que al día de hoy no se efectivizaron en esa zona norteña de la Ciudad de Buenos Aires.

A las 17:34 sonó la sirena de partida. "Por nuestros muertos, por todo lo perdido, por todo lo que falta", rezó una bandera de la Asamblea Vecinos Inundados de Saavedra. Ernesto Moncada, de Saavedra, es uno de los que marchó. Tuvo un metro de agua dentro de su casa, y lo salvó contar con un primer piso donde refugiarse. "El tema central son las obras, no se hizo nada".

En el Parque Sarmiento, el gobierno de la Ciudad inició sin consultar a los pobladores de esa comuna, un supuesto reservorio, que en la práctica no fue otra cosa que quitar tierra de un sector para colocarla en otro, donde hoy mismo se la puede ver. La obra quedó parada. Según les dijeron, la arrancó Espacio Público, pero hoy le pertenece a Desarrollo Urbano.

Otro reclamo fue la conformación de un Comité de Cuenca, sobre el arroyo Medrano, en el que coincidan Provincia y Ciudad. La realización y el cumplimiento de un efectivo Plan Hidráulico, la construcción de reservorios y canales a cielo abierto en los bulevares García del Río y Comodoro Rivadavia conformaron propuestas que las organizaciones vecinales llegaron a brindarles a legisladores de la oposición.







Entre el grupo, que llegó a ocupar una cuadra entera, estuvo Mikel Lazcano. Vive en Ruiz Huibodro y Melián, donde hubo un metro y medio de agua. "Lo peor es el impacto psicológico", advirtió. El fantasma empieza cuando ve el cielo nublado, o llegan los alertas meteorológicos. Su hijo menor, Iñaki, de 4 años, estuvo los siguientes tres meses al cataclismo haciendo todos dibujos de inundadaciones.

Jésica Caporale enarbola el retrato de su padre, Ricardo, envuelto en una camiseta de Platense. Murió de un paro cardíaco, justo después de decirle a su esposa: "Vamos a perder todo, me voy a morir." Aquel día, Jésica, con el agua a la cintura, lo tuvo que dejar ocho horas fallecido encima de la mesa del comedor, hasta que logró ingresar la ambulancia. "Recién ahora, con esta fecha y la marcha, estamos empezando el duelo".

Una bandera pide por un puente en Avenida Cabildo. Otra, con un lampazo encima, reclama el dragado de los arroyos. Facundo es uno de los inundados de Vicente López, de los que casi no se habló en los medios. Aún reclaman una reunión con el intendente Jorge Macri, que nunca los recibió.

Adriana encabeza la marcha. Con su esposo, Jorge Denturino, perdieron todo en su negocio de telas de Ruiz Hidobro casi Melián. Todo. "Esto nos llevó nuestra historia y la tranquilidad. Nunca podemos irnos más de dos días de casa." Luego habló Rubén Poli (Parque Chas): "Hay un deliberado ocultamiento de mapas de zonas inundables por parte del gobierno de la Ciudad, en beneficio de la especulación inmobiliaria. Negar ese mapa es un crimen doloso”.

Ausencia sin despedida

Alberto Grimaldi lleva la imagen de su madre todo el trayecto, esa firmeza sólo se le disipará en lágrimas cuando recuerde que nunca pudo despedirse de ella. Ni siquiera hablarle. Al ser finde largo ese 2 de abril, estaba pescando en Magdalena, lo llamaron porque se estaba inundando el barrio. Sofía, de 81 años, estaba en su casa de Valdenegro y Balbín. Vivía sola. Alberto, su único hijo. Los bomberos probaron llamarla, no tuvieron respuesta. Había sido arrasada por el agua. Cuando él regresaba del viaje le notificaron lo peor. Cuando llegó vio velas aún prendidas. "Se nota que estuvo despierta." Tenía plata en los bolsillos. "Estaba preparada por si tenía que irse." Dos meses antes habían agrandado la compuerta. Dice que le escribe, que le habla. Que no puede superar la pérdida.














Hace un año, el 02.04.2013, en conferencia de Prensa, el intendente Mauricio Macri nos mintió, y no se hizo cargo de nada, echó culpas a diestra y siniestra, y prometió cosas que nunca cumplió...





vea también...

A un año del trágico hecho , y en homenaje a todas las personas que lo padecimos, y que seguimos luchando para que los gobern...



La Asamblea Saavedra , es uno de los mejores ejemplos de vecinos solidarios y activos en  búsqueda de la solución de los problemas com...



El indolente y provocador ingeniero mecánico Daniel Capdevila en la Comuna 13. Y al lado, el otro impresentable, el dueño de la Comu...



Leemos con preocupación una nota publicada en N3F : " Acuerdo entre Provincia y la Ciudad por el arroyo Medrano " Lo...









1 comentario:

  1. Como les cerro el ojete a todos macri, DIJO: "Podemos prometer que cuando terminemos esta gestión no vamos a volver a soportar esta tortura sistemática".
    Dicho y hecho... esas zonas no se inundan mas...

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...